Mis fábulas y demás

Rimas para el recuerdo... 

Los dos mulos 

Dos mulos caminaban,
que su carga llevaban;
la de uno era arena,
(pero que le causaba poca pena).

Y la del compañero,
era de los impuestos de dinero.
Esté muy orgulloso de una carga
tal nombre, se le hacía poco amarga.

Y antes bien, no quisiera
de ninguna manera
que de ella le aliviasen, muy festivo.

Con paso alegre y vivo
caminaba sonando su cencerro,
cuando salieron de un vecino cerro
unos cuantos ladrones
y como ir cabo en los dolores,
sobre el mulo del Fisco se arrojaron.

Quísose defender; le maltrataron,
y entonces afligido:
¿esto es lo que me había prometido?,
exclamó. Del peligro sea liberado
ese otro afortunado
mulo que tras mí viene, y yo perezco.

Mucho te compadezco,
camarada y amigo.
El otro replicó, pero te digo
que no siempre tener un alto empleo
ventajas acarrea; y ahora veo,
que si tú, como yo, servido hubieras
aun pobre molinero, no te vieras
en el suelo tendido
tan lleno de congoja y molido.
Fábula escrita por Jean de la Fontaine 









Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com