Mis fábulas y demás

Fábulas de Hartzenbusch 

El canto del cisne 

LA PALOMA.

Dulcísimos ecos llegaron a mí, paloma nativa de extraño país. Decid, ruiseñores, ¿quién canta? Decid. Igual melodía jamás os oí.

LOS RUISEÑORES.

Paloma que pasas por este jardín, el músico dulce le tienes aquí. De viejo anhelando cesar de vivir, el cisne celebra su próximo fin.

LA PALOMA.

Venid, avecillas, conmigo venid; la muerte admiremos del ave feliz. ¡Bien hayan las vidas que acaban así! ¡Bendito el que puede cantando morir!











Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com