Mis fábulas y demás

Fábulas de Hartzenbusch 

El espejo y el agua 


Disputaron el agua y el espejo,
y fue la riña del tenor siguiente.

-ÉL: Yo, de genio duro, lo reflejo
todo sin aprensión exactamente.
-ELLA: Pues yo, con mi carácter blando,
todo lo pinto a medias y jugando.
-El defecto menor, el más pequeño
tizne que manche un rostro, yo lo enseño.
-La mancha enseñarás; pero, amiguito,
hago yo más que tú, pues yo la quito.

Enoja la desnuda reprimenda;
dulce amonestación produce enmienda. 









Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com