Mis fábulas y demás

Rimas para el recuerdo... 

El humo y la nube 

Negro, muy negro, y aunque negro ufano,
de una cabaña mísera salía,
espirales formando el humo vano,
y orgulloso en el viento mecía.
A encontrarle venía
una nube dorada
por la postrera luz del sol poniente;
y con tono insolente
le dijo el humo al verla: "desdichada,
¿no sabes que mi origen es divino?
nobilísimas son mis alas leves,
como a arrojar te atreves
tu plebeyo vapor en mi camino?
No sabes quien soy yo?"
-"me lo presumo".

-"Te lo presumes, ¿sí?, pues huye luego:
Soy el conde Don Humo,
el hijo de Don Fuego,
hidalgo solariego.
Aunque a la tierra vino
Don Fuego el noble, es llano
que es de Don Sol hermano,
y de su alteza el Sol yo soy sobrino".

-No entiendo, señor conde,
la nube le responde,
como es su vuecencia oscuro
siendo el señor su tío tan brillante
¿Cómo es usted impuro,
y trémulo y errante
por el espacio vaga,
y el sol produce luz y usted la apaga?
Aunque se llame usted Don Sol segundo,
de su noble prosapia yo me rio;
porque es usted inmundo
y más villano en obras que un judío;
parezcase a su tío
si quiere usted que le respete el mundo".

En vano aspira a la brillante palma
el que hoy sin genio y sin virtud, con calma
noble a llamarse sin pudor se atreve,
pues sólo hay en el siglo diez y nueve
la nobleza magnífica del alma. 
de José Rosas Moreno










Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com