Mis fábulas y demás

Fábulas de Hartzenbusch 

El oso y el elefante 

Quejábase el oso torpe
al elefante sagaz
de cierta contradicción
que no acertaba a explicar.
-¡Cuidado (exclamaba el pobre)
que raya en atrocidad
lo que los hombres exigen
de un infeliz animal!
A mí, que soy justamente
la misma formalidad,
¿no se empeñan los malditos
en obligarme a bailar?
Si saben que esas monadas
no son de mi natural,
¿por qué, cuando ven que bailo,
me silban sin caridad?
También (dijo el elefante)
me enseñan a mí a danzar,
y a fe que tú no me ganas
a respetable y formal.
Y sin embargo, de mí
nadie se ríe jamás;
antes aplaudir he visto
a todos mi habilidad,
admirando que una bestia
tan pesada y colosal
sepa mover diestramente
los cuatro pies a compás.
Con que si en hacerte burla
sola gente fisgona da,
no debe ser porque bailas,
sino porque bailas mal.










Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com