Mis fábulas y demás

Rimas para el recuerdo... 

La insolencia y el cariño 

Llamó Don Juan a un alano
que era dócil, fiel y vivo,
amenazándole altivo
con un bastón en la mano;
pero el perro sin temer,
le oyó con alto desprecio;
porque a palabras de necio
orejas de mercader.
Entonces Don Juan, furioso,
viendo que al perro no arredra,
tomó en la mano una piedra
y adelantose orgulloso.
"Ven al instante, exclamó;
oye, que te estoy hablando;
mira que yo te lo mando...
piensa que lo quiero yo.
Ven a humillarte a mis pies,
que si en venir no consientes,
te voy a romper los dientes
con esta piedra que ves.
Piensa que si no te humillas,
va la batalla a empezarse"
Y el perro, en vez de humillarse,
le mordio las pantorrillas.
"Yo con estas dentelladas,
dijo, respondo a tu reto,
que el cariño y el respeto
no se obtienen a pedradas".
Un niño que le veía
cariñoso le llamó,
y el perro al punto acudió
y humillándose ante el niño
ladró esta grave sentencia:
"Nunca logra la insolencia
lo que consigue el cariño".
de José Rosas Moreno










Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com