Mis fábulas y demás

Fábulas de Hartzenbusch 

Los tres quejosos 

Qué mal (gritó la mona)
que estoy sin rabo!
¡Qué mal estoy sin astas!
Repuso el asno.
Y dijo el topo:
Más debo yo quejarme,
que estoy sin ojos.
No reniegues, Camilo,
de tu fortuna;
que otros podrán dolerse
más de la suya.


Si se repara,
nadie en el mundo tiene
dicha colmada.










Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com