Mis fábulas y demás

Rimas para el recuerdo... 

Cada uno a su oficio 

La montaña y la ardilla
tuvieron su querella:
-«¡váyase usted allá, presumidilla!»
Dijo con furia aquélla;
a lo que respondió la astuta ardilla:
-«Sí que es muy grande usted, muy grande y bella;
mas de todas las cosas y estaciones
hay que poner en junto las porciones,
para formar, señora vocinglera,
un año y una esfera.
Yo no sé que me ponga nadie tilde
por ocupar un puesto tan humilde.
Si no soy yo tamaña
como usted, mi señora la montaña,
usted no es tan pequeña
como yo, ni a gimnástica me enseña.
Yo negar no imagino
que es para las ardillas buen camino
su magnífica falda;
difieren los talentos a las veces;
ni yo llevo los bosques a la espalda,
ni usted puede, señora, cascar nueces.»
Fábulas del filósofo norteamericano Emerson










Librerías online

Casa del libro
Amazon España
El jardín del libro
www.000webhost.com